Linfedema

Linfedema: cuando el líquido linfático no puede fluir correctamente hacia el corazón y se acumula

Linfedema

¿Qué provoca el linfedema?

Nuestro sistema linfático está conectado al sistema cardiovascular y cumple funciones para nuestro organismo que son tan importantes como el propio sistema cardiovascular. Juega un papel decisivo como parte de nuestro sistema inmune. Mientras estemos sanos, apenas hay motivos para pensar en el sistema linfático. Solo tomamos conciencia de él cuando se altera, como en el caso del linfedema, por ejemplo.

¿Qué es exactamente? El linfedema aparece cuando el líquido linfático no puede fluir hacia el corazón correctamente y se acumula en los tejidos. Se puede comparar con una especia de atasco. Los brazos y las piernas se hinchan y se forma un edema, es decir, una hinchazón crónica.

No obstante, con el tratamiento correcto y una actitud positiva, se puede llevar una vida cotidiana tan normal como sea posible. Porque una cosa es segura: hay modos de mantener el linfedema constante y de disfrutar de la vida al mismo tiempo.

El linfedema es una inflamación de tejidos blandos bajo la piel que aparece cuando el sistema linfático no puede drenar la linfa

El encharcamiento de agua y proteínas en los tejidos provoca la hinchazón. La proteína puede ser el motivo de una inflamación tisular crónica que provoca la formación de fibras de tejido conjuntivo.

Formas de linfedema

Hay dos formas de linfedema: linfedema primario y secundario:

Linfedema primario

El linfedema primario es congénito. Normalmente la causa es una malformación de las vías linfáticas o los ganglios linfátic

Linfedema secundario

El linfedema secundario describe el edema que se desarrolla durante la vida del paciente y que no es congénito. Sus causas pueden ser, por ejemplo, operaciones, infecciones o lesiones.

Signos y síntomas

El llamado signo de Stemmer es un diagnóstico fiable para reconocer el linfedema. Intente pellizcar la piel (por ejemplo, sobre los dedos de los pies). Si es difícil, o incluso imposible, hablamos de un "signo de Stemmer positivo".

Esto es un signo de linfedema. Además, unos pliegues en la piel más profundos de lo natural sobre las articulaciones, hinchazones en el dorso de la mano y los pies y una piel tensa indican la presencia de linfedema.

Resumen de los signos de identificación de un linfedema

  • Signo de Stemmer positivo
  • Hinchazones asimétricas
  • Pliegues cutáneos naturales muy marcados, sobre todo en las articulaciones de los dedos
  • A menudo hinchazones en el dorso de la mano y el empeine
  • Piel lisa y tensa

Estadios

El linfedema no se cura. Pero sin tratamiento la enfermedad no se para. La acumulación de linfa en los tejidos provoca, entre otras cosas, un aumento de las fibras de tejido conjuntivo, lo que a su vez limita aún más la función de los vasos linfáticos. Según la gravedad del cuadro cabe distinguir varios estadios:

  • Estadio 0: Aunque existe una lesión de los vasos linfáticos, todavía no hay hinchazón visible.
  • Estadio 1: La hinchazón se desarrolla a lo largo del día, pero desaparece en parte o del todo al elevar el miembro. Si se presiona el tejido con el dedo, se forma un hoyuelo que persiste durante un tiempo.
  • Estadio 2: La hinchazón persiste, incluso tras un reposo prolongado. La piel está dura y elevar el miembro ya no sirve de ayuda. Es difícil incluso imposible hacer hoyuelos en la piel.
  • Estadio 3: Está caracterizado por la hinchazón y los cambios en la piel (por ejemplo, en forma de ampollas que segregan líquido linfático). Otra variante de esta hinchazón se denomina elefantiasis

Pero en todos los casos es aconsejable consultar al médico en la fase temprana (ya en el estadio uno). Este le podrá recomendar un tratamiento adecuado y asegurará que el edema no sigue desarrollándose, sino que se reduce o, al menos, se mantiene constante. De este modo se puede prevenir que el edema siga progresando hasta el estadio 3.

Factores de riesgo

Los pacientes de cáncer se tienen que someter con frecuencia a radioterapia en los ganglios linfáticos o estos se extirpan por completo. Naturalmente, esto influye en todo el sistema linfático, de manera que se puede desarrollar un edema. Otros factores como la edad o simplemente el hecho de ser mujer pueden favorecer la aparición del linfedema.

En muchos casos, el linfedema también se desarrolla a partir de un trastorno venoso previo combinado con la escasez de ejercicio físico. Hay muchas causas, pero la buena noticia es que hay opciones de tratamiento eficientes disponibles para devolver a los pacientes con trastornos linfáticos su calidad de vida.

Prevención

¿Padece usted mismo linfedema? Preste atención a los pequeños detalles de la vida. Todos ellos contribuirán a mantener su edema bajo control. Por ejemplo, use ropa cómoda que no le oprima. Limpie y cuide la piel con atención y utilice solamente sustancias con pH neutro. ¿Tiene uno o dos kilos de más? Intente perder peso. Por ejemplo, pregunte a su médico o asegurador médico por programas de gimnasia y ejercicios que descongestionen los miembros. En casa, protéjase frente a lesiones en las uñas y en la piel. Evite el estrés y el frío extremo, pues ambos contraen los vasos.

Tampoco están recomendadas actividades que dilatan los vasos como tomar el sol durante periodos prolongados, ir a la sauna o tomar baños calientes. También es importante: aunque el drenaje linfático manual tiene un efecto positivo en el sistema linfático, debe evitar los masajes con amasamiento. Esto podría causar una presión excesiva en la parte afectada del cuerpo. Y, por último, no debe olvidar llevar prendas de compresión cuando haga ejercicio (por ejemplo, durante las actividades deportivas).

Consejos para la vida diaria

Un linfedema es una enfermedad crónica. Además del tratamiento médico, su propia actitud también es decisiva para convivir más o menos bien con el edema.

Para los pacientes con edema la limpieza es fundamental. Para la limpieza de la piel use siempre jabones y cremas con pH neutro y en las zonas con edemas no se ponga desodorantes.

Alimentación equilibrada

Habitualmente los pacientes con linfedema no necesitan una dieta especial. Sólo en caso de sobrepeso le convendrá una dieta baja en calorías, pero siempre equilibrada.

Ropa cómoda

Lleve ropa holgada y zapato plano y cómodo. No se ponga cinturones ni sujetadores ajustados.

Gimnasia descongestiva

Infórmese sobre tablas de ejercicios elaboradas específicamente para pacientes con linfedema. Su médico o la seguridad social le informarán con mucho gusto.

Lo que tiene que evitar

Estrés

Las situaciones de estrés provocan la contracción de los vasos, que pueden congestionarse. Consecuencia: el edema puede empeorar sensiblemente.

Heridas en las uñas

Al cortarse las uñas vigile, no se haga ningún corte en la piel.

Heridas cutáneas

Evite las erosiones, los cortes, las picaduras, las erosiones y las mordeduras de los animales domésticos. En los pacientes con linfedema incluso las heridas más pequeñas de las extremidades afectadas pueden tener consecuencias graves, pueden desembocar en una erisipela.

Efectos intensos del calor

Evite la sauna, los baños de sol y los baños de agua muy caliente.

Masajes

Evite los baños de barro en las zonas edematizadas y los masajes a base de golpeteos, con excepción de los drenajes linfáticos.

Vacaciones

No viaje a zonas de climas muy cálidos, subtropicales o con abundantes mosquitos.

¿Cómo se puede tratar el linfedema?

El linfedema es una enfermedad crónica. Sin embargo, un tratamiento correcto y, sobre todo, a largo plazo logra unos resultados muy buenos. La fisioterapia compleja descongestiva (FCD) ha demostrado dar éxito de forma particular. El objetivo consiste en descongestionar en primer lugar los miembros afectados, como indica el término.

Al principio la atención se centra en el cuidado de la piel y la higiene. Las zonas afectadas se limpian y se cuidan minuciosamente. Entonces, el terapeuta realiza el drenaje linfático manual antes de aplicar el vendaje de compresión inmediatamente después. Esto estimula el retorno del líquido linfático durante esta fase. Sin los vendajes, el edema podría volver a aparecer después de unas dos horas. Una parte importante del proceso de descongestión es moverse, preferiblemente justo después del drenaje linfático manual y con el vendaje puesto.

Una vez completada la fase de descongestión, comienza la segunda fase: la fase de mantenimiento. Los cuatro componentes son los mismos que en la descongestión: higiene, drenaje linfático, compresión y actividad física. Pero ahora el vendaje de compresión se sustituye por una prenda de compresión. Normalmente se utilizan las prendas de tricotado plano para ello. Estas son prendas con costura que se confeccionan con material menos elástico y rígido que las prendas de tricotado circular. Las medias de tricotado circular se utilizan más para enfermedades venosas como las varices.

Fase 1 - Fase de descongestión

El objetivo es reducir el contorno de las extremidades afectadas. Por eso en la primera fase de la fisioterapia compleja descongestiva (FCD) se hace un drenaje linfático manual de todo el cuerpo una o dos veces al día, para estimular la eliminación de líquidos de los tejidos. Después de cada sesión de tratamiento se aplica un vendaje de compresión. Además, la terapia descongestiva se refuerza con una gimnasia especial. Al principio de la terapia se hace un tratamiento de cualquier afección cutánea, como grietas o pie de atleta, pues cualquier infección puede agravar la lesión de los vasos linfáticos. A continuación es imprescindible hacer un buen lavado y cuidado de la piel, utilizando exclusivamente jabones y cremas de pH neutro.

La primera fase de la fisioterapia descongestiva compleja dura de tres a seis semanas. En cada caso la duración dependerá el éxito de la descongestión. Cuando ya no se puede conseguir una nueva reducción del perímetro de las regiones corporales afectadas, se pasa a la fase de mantenimiento.

FCD, fase 2 - Fase de mantenimiento

La fase 2 de la fisioterapia compleja descongestiva (FCD) tiene por objetivo conservar los resultados conseguidos en la fase 1. En este estadio del tratamiento debe hacerse un drenaje linfático manual, en verano dos veces por semana y en invierno por lo menos una. Además, la terapia compresiva se refuerza con medias, mangas, mitones y punteras de compresión. En esta fase tampoco pueden descuidarse las terapias adicionales, como el cuidado de la piel y la gimnasia.

Drenaje linfático – Masaje para descongestionar

El drenaje linfático manual es un tipo de masaje especial que incrementa la capacidad de transporte del sistema linfático. Siempre se trata todo el cuerpo, no sólo la zona afectada. El masaje empieza en la zona del cuello, donde los grandes vasos linfáticos desembocan en la vena subclavia. Con esto se acelera el flujo de linfa en los grandes vasos, lo que facilita el drenaje de los vasos más pequeños. Después se trata el tronco y las extremidades

Terapia con medias de tricotado plano

Terapia con medias de tricotado plano

Uno de los factores más importantes del tratamiento de un linfedema es la compresión. Si nos basamos en los innumerables resultados positivos, está claro que la terapia compresiva tiene un abanico de posibilidades impresionante:

En la fase descongestiva reduce el edema con ayuda de vendajes y en la fase de mantenimiento impide la aparición de nuevas hinchazones con ayuda de las medidas de compresión.

Con medias de compresión

Una vez realizada la fase de descongestión, se deben conservar sus efectos con unas medias de compresión. Para eso se utilizan las medias de compresión de tricotado plano, que sustituyen a los vendajes. Se trata de unas medias con costura, elaboradas con unas medias de compresión sin costura, menos elásticas y de tejido más resistente (por ejemplo como el que se usa para el tratamiento de las afecciones venosas), que ejercen una presión superficial constante sobre la pierna. Se ajustan específicamente a la parte del cuerpo afectada y por eso se hacen a medida. Una vez adaptadas, estas medias se caracterizan por su ajuste y control de la presión perfectos. Además, el material es más resistente al roce y puede ponerse con más facilidad que el tejido más delgado de las medias de compresión sin costura.

Otra ventaja de las medias de compresión de tricotado plano es que el material más resistente no constriñe ningún pliegue cutáneo de los que suelen aparecer con este cuadro clínico. Por este motivo no suele ser recomendable recurrir a las medias de compresión sin costura, hechas de un tejido que cede más: puede provocar verdaderas constricciones que obstruyan el flujo linfático y sobrecarguen aún más el sistema venoso. Para conseguir un efecto óptimo, las medias de compresión de tricotado plano deben ajustar perfectamente. Por eso se necesita un asesoramiento detallado, como el del personal especializado que hay en las ortopedias.

Con vendajes

En la fase descongestiva es imprescindible aplicar un vendaje compresivo con vendas de baja elasticidad después de cada drenaje linfático. Las vendas de baja elasticidad ofrecen una gran presión de trabajo (lo que sería la fuerza de la presión del vendaje en movimiento) a la vez que una presión baja en reposo (la fuerza de la presión del vendaje en reposo).

Por eso las vendas de baja elasticidad generan una buena resistencia y por lo tanto un buen efecto descongestionante con el movimiento. Es recomendable que inmediatamente después del drenaje linfático dé un paseo con el vendaje de la pierna aún “tenso”, así aprovechará al máximo su eficacia para drenar la linfa. El vendaje, de varias capas, debe ser aplicado imprescindiblemente por personal con la formación adecuada.

Prendas de compresión de tricotado plano para el mantenimiento

Prendas de compresión de tricotado plano para el mantenimiento

Las prendas de compresión de tricotado plano ejercen una presión constante en el brazo o la pierna durante la fase de mantenimiento. No se clavan en los pliegues de la piel, lo cual podría provocar opresión. Las medias de compresión están disponibles con receta en los comercios especializados (p.ej. en las ortopedias) y están hechas a medida para adaptarse a la circunferencia del brazo o la pierna.

En la ortopedia también toman las medidas. Es importante usar la prenda regularmente. Solo de este modo el resultado permanecerá constante y el edema no se extenderá. Los medicamentos se pueden tomar como complemento para tratar el edema; su médico decidirá si son necesarios.

En resumen, se puede decir que el linfedema no es del todo curable. No obstante, con la FCD se logran resultados muy buenos. Hoy en día las prendas de compresión están disponibles incluso en colores y estampados modernos, así los pacientes se sienten mejor que antes al usarlas. Tómese la hinchazón en los brazos y las piernas en serio y pregunte al médico. Busque la especialidad "flebólogo" o "linfólogo" en la búsqueda de un especialista adecuado.

Los flebólogos y los linfólogos se especializan en las enfermedades del sistema venoso y linfático y participan en preparación profesional continua en esta especialidad. El médico le recetará el tratamiento descrito aquí (p.ej. drenaje manual linfático o prendas de compresión) si es necesario.

1 www.krebsdaten.de
2 Deutsche Krebsgesellschaft e.V. (2008): Interdisziplinäre S3-Leitlinie für die Diagnostik, Therapie und Nachsorge des Mammakarzinoms, Germering, München: W. Zuckschwerdt Verlag.

¿Le ha resultado útil este artículo?