Dolores en las articulaciones sacroilíacas

Molestias en la articulación sacroilíaca

Dolores en las articulaciones sacroilíacas - Dolores en las articulaciones sacroilíacas

¿Qué son las molestias en la ASI y cómo surgen?

El dolor está causado por enfermedades de la articulación sacroilíaca (articulación del hueso sacroilíaco). Estrictamente hablando, hay dos articulaciones que juntas forman la conexión entre el hueso sacro y el hueso ilíaco. El término médicamente correcto es articulación sacroilíaca (ASI). Puede referirse a una inflamación de la articulación, a un desgaste, a un trastorno de la función articular o a la posición de la articulación. Además, las molestias pueden irradiar hacia la pelvis o los glúteos, pero también hacia la parte superior e inferior de las piernas. Si se conoce la causa de las molestias, generalmente los síntomas pueden tratarse sin problemas. Las molestias en la parte inferior de la columna vertebral, por ejemplo, después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo, son dolorosas y, con frecuencia, se desarrollan en la articulación sacroilíaca. 

Las enfermedades comunes de la ASI son, entre otras:

  • Síndrome de la ASI
  • Artrosis de la articulación sacroilíaca (artrosis de la ASI)
  • Inestabilidad de la articulación sacroilíaca (inestabilidad de la ASI)
  • Inestabilidad del anillo pélvico
  • Bloqueo de la articulación sacroilíaca
  • Dislocación y aflojamiento de la sínfisis

Factores de riesgo y causas

Trastornos funcionales

  • Esfuerzos físicos persistentes causados por el deporte o el trabajo
  • Movimientos repentinos inadecuados, por ejemplo, una pisada al vacío
  • Acortamiento o endurecimiento de ciertos músculos (p. ej., músculo iliopsoas)
  • Deformaciones corporales, como escoliosis o acortamiento de las piernas
  • Esfuerzo inadecuado debido a la inclinación de la pelvis como resultado de la artrosis en la articulación de la cadera
  • Relajación de los ligamentos del anillo pélvico debido a cambios hormonales durante el embarazo

Inflamaciones

  • Inflamación de la ASI
  • Inflamación intestinal (por ejemplo, enfermedad de Crohn)

Fractura ósea

  • Accidente
  • Fractura por fatiga
  • Fractura por osteoporosis

Opciones de tratamiento para el síndrome de la ASI

El tratamiento depende de la causa de la enfermedad. Por lo tanto, existen diferentes enfoques terapéuticos. Por regla general, las molestias se tratan de forma conservadora (sin cirugía). Con ejercicios especiales, las personas afectadas pueden prevenir la recurrencia de la enfermedad.

Fisioterapia

En la terapia manual, las articulaciones, los músculos y ligamentos asociados se estiran y se movilizan. Esto fomenta la función de articulación. Dependiendo del diagnóstico y de la fase de la enfermedad, el médico puede prescribir medidas fisioterapéuticas adicionales (electroterapia (TENS), tratamiento con campos magnéticos o acupuntura) si fuera necesario. 

Vendas y ortesis

Los productos médicos auxiliares especiales (por ejemplo, la ortesis pélvica Lumbamed sacro de medi) sirven de apoyo a la terapia conservadora. La compresión circular se puede utilizar para estabilizar y descargar la pelvis y la ASI. Las almohadillas de masaje, posicionables de forma individual, promueven la circulación sanguínea y alivian los puntos de dolor en la zona de la ASI. La compresión circular y la presión de las almohadillas se pueden regular de forma continua mediante correas de tensión. 

Calentamiento

Una almohadilla térmica, una botella de agua caliente, un baño caliente o simplemente una toalla caliente pueden aliviar el dolor agudo de la ASI.

Medicamentos

El ibuprofeno o diclofenac son medicamentos antiinflamatorios y analgésicos que los facultativos pueden administrar si fuera necesario. En cualquier caso, esto lo debe consultar con el médico que prescribe el tratamiento.

Ungüentos

El área afectada se puede masajear varias veces al día con ungüentos antiinflamatorios o para mejorar la circulación sanguínea. Esto fomenta la recuperación.

Inyecciones

Si fuera necesario, el médico puede administrar un anestésico local mezclado con una preparación de cortisona para calmar las irritaciones. No obstante, esta forma de terapia solo se utiliza para el dolor muy severo y duradero, y únicamente después de consultar con el médico que prescribe el tratamiento.

Ejercicios para la terapia de la ASI

Para ayudarle a volver a movilizarse rápidamente, medi ofrece tres ejercicios de estiramiento y tres de fortalecimiento para apoyar la terapia de la articulación sacroilíaca. Por favor, pregunte a su médico o terapeuta si los ejercicios son adecuados para usted y si pueden integrarse en su plan terapéutico. 

Ejercicios de estiramiento

Torsión de la parte inferior del cuerpo

Torsión de la parte inferior del cuerpo: ejercicio para estirar la zona lumbar y lateral de la espalda, así como los glúteos

Posición inicial:

  • Túmbese sobre una superficie firme.
  • Estire la pierna derecha, flexione la pierna izquierda y coloque el pie izquierdo sobre la rodilla derecha.
  • Recueste el brazo izquierdo estirado sobre el suelo, coloque la mano derecha sobre el muslo izquierdo.

Ejercicio:

  • A continuación, mueva la pierna flexionada sobre la estirada.
  • A medida que lo haga, gire el cuerpo desde el pecho hacia la derecha.
  • El brazo izquierdo permanece sobre el suelo, el pecho no gira y la cabeza mira hacia la dirección opuesta.
  • Notará el estiramiento en los músculos de la zona lumbar/lateral de la espalda y en los glúteos.

Por favor, tenga en cuenta:

  • El brazo permanece sobre el suelo
  • La cabeza gira al lado opuesto

Inclinación de cadera

Inclinación de cadera: Ejercicio para estirar la zona de la ingle y los flexores de cadera

Posición inicial:

  • Colóquese de pie sobre una superficie firme con las piernas ligeramente separadas.
  • Mantenga los brazos estirados frente a usted.

Ejercicio:

  • Mantenga la parte superior del cuerpo y las piernas estiradas e incline o empuje la pelvis hacia delante.
  • Notará el estiramiento en la ingle.
  • Puede aumentar el estiramiento en la ingle manteniendo las piernas estiradas y girando la pelvis (¡no la parte superior del cuerpo!) ligeramente hacia la derecha o la izquierda.

Por favor, tenga en cuenta:

  • La pelvis se inclina/empuja hacia delante

Estiramiento de piernas

Estiramiento de piernas: Ejercicio para estirar los glúteos

Posición inicial:

  • Túmbese boca arriba sobre una superficie firme y coloque los brazos junto al cuerpo.
  • Presione la zona lumbar contra el suelo.
  • Flexione la rodilla derecha a un ángulo de unos 90°.
  • Flexione la rodilla izquierda y coloque el tobillo sobre la pierna derecha, debajo de la rodilla.

Ejercicio:

  • A continuación, mantenga la pierna derecha por debajo de la rótula.
  • Pase la mano izquierda entre ambas piernas y agárrela con la mano derecha alrededor de la pierna derecha.
  • A continuación, tire de la pantorrilla derecha hacia su cara.
  • Notará el estiramiento en los glúteos.

Por favor, tenga en cuenta:

  • Presione la zona lumbar contra el suelo

Ejercicios de fortalecimiento

Inclinación del tronco

Inclinación del tronco: ejercicio para fortalecer los músculos de la zona lumbar

Posición inicial:

  • Colóquese de pie sobre una superficie firme con los pies ligeramente separados y las rodillas ligeramente flexionadas.
  • Agarre ambos extremos de la banda elástica firmemente, manteniendo un extremo en cada mano.
  • A continuación, colóquese de pie con ambos pies sobre la banda elástica.
  • Incline la parte superior del cuerpo hacia delante con la espalda recta.
  • Estire la banda elástica con tensión modificada.
  • Mantenga los brazos estirados.

Ejercicio:

  • Tire de la banda elástica verticalmente hacia arriba.
  • Mantenga la espalda recta y solo estire la parte superior del cuerpo.
  • Mantenga las piernas en la posición inicial y no las mueva.

Por favor, tenga en cuenta:

  • Mantenga la espalda recta
  • ¡Tense los abdominales!
  • Rodillas ligeramente flexionadas
  • Brazos estirados hacia fuera

Levantamiento de piernas

Levantamiento de piernas: Ejercicio para fortalecer los glúteos

Posición inicial:

  • Póngase de rodillas sobre una superficie firme.
  • Mantenga las rodillas juntas.
  • Incline la parte superior del cuerpo hacia delante con la espalda recta y apóyese sobre los codos.
  • Agarre ambos extremos de la banda elástica firmemente, manteniendo un extremo en cada mano.
  • Estire la banda elástica alrededor de un pie con tensión modificada.

Ejercicio:

  • Estire la pierna diagonalmente hacia detrás contra la tensión de la banda elástica hasta que su pierna, espalda y cuello estén en línea recta.
  • A continuación, devuelva la pierna a la posición inicial.

Por favor, tenga en cuenta:

  • ¡Tense los abdominales!
  • No flexione la parte superior del cuerpo hacia delante o hacia detrás
  • Mantenga las rodillas ligeramente flexionadas

Elevación de piernas

Elevación de piernas: Ejercicio para fortalecer los músculos abdominales inferiores y los flexores de cadera

Posición inicial:

  • Túmbese sobre una superficie firme.
  • Flexione las rodillas aprox. 90° con las piernas ligeramente separadas.
  • Presione la zona lumbar contra el suelo.
  • Coloque los brazos en el suelo junto al cuerpo.
  • Apoye la cabeza en el suelo.

Ejercicio:

  • Eleva las piernas hasta que el ángulo situado entre la parte superior del cuerpo y los muslos sea de aprox. 90°.
  • El ángulo en las rodillas no se modifica.
  • Mantenga la zona lumbar presionada contra el suelo.

Por favor, tenga en cuenta:

  • Presione la zona lumbar contra el suelo
  • Si lo desea, coloque una almohada bajo la cabeza

Más informatión sobre el producto Lumbamed sacro

Rate this Content

 
 
 
 
 
 
 
Rate
 
 
 
 
 
 
12 Rates
82 %
1
5
4.1