Consejos para la vida diaria

La responsabilidad también es suya

PDF | Seite drucken | Seite weiterempfehlen

Un linfedema es una enfermedad crónica. Además del tratamiento médico, su propia actitud también es decisiva para convivir más o menos bien con el edema.

Para los pacientes con edema la limpieza es fundamental. Para la limpieza de la piel use siempre jabones y cremas con pH neutro y en las zonas con edemas no se ponga desodorantes.

Ropa cómoda

Lleve ropa holgada y zapato plano y cómodo. No se ponga cinturones ni sujetadores ajustados.

Alimentación equilibrada

Habitualmente los pacientes con linfedema no necesitan una dieta especial. Sólo en caso de sobrepeso le convendrá una dieta baja en calorías, pero siempre equilibrada.

Gimnasia descongestiva

Infórmese sobre tablas de ejercicios elaboradas específicamente para pacientes con linfedema. Su médico o la seguridad social le informarán con mucho gusto.

Lo que tiene que evitar

Estrés

Las situaciones de estrés provocan la contracción de los vasos, que pueden congestionarse. Consecuencia: el edema puede empeorar sensiblemente.

Heridas en las uñas

Al cortarse las uñas vigile, no se haga ningún corte en la piel.

Heridas cutáneas

Evite las erosiones, los cortes, las picaduras, las erosiones y las mordeduras de los animales domésticos. En los pacientes con linfedema incluso las heridas más pequeñas de las extremidades afectadas pueden tener consecuencias graves, pueden desembocar en una erisipela.

Efectos intensos del calor

Evite la sauna, los baños de sol y los baños de agua muy caliente.

Masajes

Evite los baños de barro en las zonas edematizadas y los masajes a base de golpeteos, con excepción de los drenajes linfáticos.

Vacaciones

No viaje a zonas de climas muy cálidos, subtropicales o con abundantes mosquitos.